Juntos


Lo más lindo que puede colgar de tu cuello son los brazos de tu hijo.  Ser padre frente a una cámara de fotos te hará olvidar que la tienes al frente,  ya que hasta los más reacios solo reflejan ternura. 
Papás e hijo: hago estas sesiones en mi estudio con una estética neutra y atemporal para que las fotos jamás pierdan su encanto.